Home / Noticias / Deportes / Aterrizaje Forzoso

Aterrizaje Forzoso

Cuando todavía se vislumbran en el horizonte las últimas luces del fantástico mundial organizado por Rusia, con sus imponentes estadios y una pléyade de estrellas sobre el césped, los chilenos aterrizamos, sin escalas ni tiempos de espera, en la realidad del campeonato Scotiabank 2018. Atrás quedará el despligue de Pogba, la dinámica de Modric o la rapidez de Mbappé, para dar paso a la vuelta de Lucas Barrios a Colo Colo, o la contratación del delantero Sebastián el Sacha Saez por el puntero Universdad Católica.

Los fuegos de la parte final del torneo se abrirán en el Lucio Fariña Arena, donde Unión La Calera recibirá al cuadro de Antofagasta. Sin dudas un duelo interesante para el conjunto cementero, que tendrá que suplir a dos de los pilares de su juego en el primer semestre. Su arquero, el seleccionado nacional Gabriel Arias y su máximo artillero, Brian Fernández. Ambos jugadores sólo estuvieron seis meses en el cuadro de la quinta región interior, y su contratación genera dudas respecto del objetivo de la misma. Todo parece indicar que los jugadores fueron puestos en vitrina para concretar negocios más rentables con sus respectivas cartas, repudiando cualquier proyecto deportivo que estos jugadores pudieron haber liderado. Cabe recordar que durante el primer semestre Unión La Calera fue de los equipos que mejor fútbol demostró en el campeonato, basado precisamente en la solidez en el pórtico y la eficacia en delantera.

Ejemplos como estos, suelen encontrarse en los distintos clubes chilenos. Sin ir más lejos, la contratación del joven venezolano Danny Perez, comprado por deportes La Serena, club donde Fernando Felicevich tiene intereses no declarados, y cedido a Colo Colo, donde Guillermo Mackenna, abogado del mismo Felicevich, vuelve a ganar relevancia desde la vuelta de Ruiz Tagle al control de la concesionaria, es una clara muestra de triangulación de jugadores en busca de ganar “unas luquitas en la pasada”. La lógica parece ser: Si sale bien, nos forramos. Si sale mal, los costos los achacamos a una mala apuesta. De proyecto deportivo o desarrollo profesional, ni hablar.

Por todo lo anterior, es que urge la revisión de la ley de sociedades anónimas deportivas, una estructura legal que ha quitado cualquier rol social que solían tener los clubes, para transformarlos en negocios (o negociados) hechos a la medida de empresarios inescrupulosos que ven el fútbol como una herramienta de poder importante, llegando incluso a utilizarlos como plataforma política.

Hace poco la sociedad chilena conocía del caso de la comentada ley de pesca, donde algunos empresarios proponían, dictaban o corregían el cuerpo legal que los afectaba directamente. Ante ese escenario dos preguntas surgen naturales, a saber: ¿hubo injerencias empresariales para redactar este cuerpo legal? y, ¿Por qué, pese a haber un consenso respecto de la necesidad de reformarla, no existe ninguna iniciativa legal para hacerlo?

El viernes próximo comienza rodar la pelotita en pastos chilenos, con todas sus carencias y necesidades. Con estadios sin comodidad alguna para prensa y público, con la inseguridad en los accesos, con la elección de nueva directiva en la ANFP…..aterrizaje forzoso!

Guillermo Castro Madrid

Periodista

@elmemocastro

About admin

Lea también

Esforzados deportistas clasifican para beca que premia al deporte amateur

Ciclistas que quieren cruzar el país en bicicleta, jóvenes con capacidades diferentes que desean llegar …

Dejanos tu comentario