La actuación de Madonna en Israel aún esta en veremos

100

La anunciada actuación de Madonna en el descanso, a mitad de gala de la final de Eurovisión del próximo sábado en Tel Aviv, está en el aire, según han anunciado los organizadores del festival. “La Unión Europea de Radiodifusión nunca ha confirmado que vaya a actuar Madonna. Si no tenemos un contrato firmado, no podrá actuar sobre el escenario”, ha dicho Jon Ola Sand, supervisor del certamen, durante una rueda de prensa.

El acuerdo con la estrella norteamericana viene de la mano del multimillonario judío Sylvan Adams, un filántropo canadiense que vive en Israel desde el año 2015, que pagará la actuación de la cantante, de cerca de un millón y medio de dólares, y que también fue el artífice de que la Gira de Italia comenzase en Jerusalén el año pasado. Desde su entorno se asegura que Madonna actuará a pesar de que faltan por cerrar “ciertos detalles propios de cualquier gran evento internacional en el que participe un artista de su talla”.

De hecho, los colaboradores de Adams encargados de lidiar con esos retrasos ya han confirmado que 30 toneladas del equipo que necesita la artista para sus 15 minutos de actuación se encuentran en Tel Aviv desde esta mañana. A lo largo del día se espera la llegada de Madonna y de un séquito de 135 personas que desembarcará junto con la cantante. Entre ellos, un coro formado por 40 personas, 25 bailarines y el rapero KoVu con el que compartirá escenario.

En el mes de abril, cuando se anunció la actuación de Madonna durante la gala de Eurovisión, los representantes de la productora encargada de negociar la aparición de la artista dijeron que interpretaría dos canciones, una de su nuevo álbum, Madame X y otra de su discografía clásica, que probablemente sea su éxito mundial Like a Prayer. Pero este lunes, Sand dejó claro que “la situación es un poco extraña” porque aún quedan pasos que dar antes de poder anunciar oficialmente su participación en el Centro de Exposiciones de Tel Aviv. “Estamos negociando ahora, pero si no hay un contrato firmado estos días, no actuará”, ha asegurado.

“Hay flecos pendientes entre EBU y Madonna relacionados con los derechos de transmisión”, ha reconocido también esta mañana en un comunicado el productor de Madonna en Israel, Daniel Benaim. Aunque Benaim, que además es el director general de la empresa de eventos Comtec Group, se ha mostrado convencido de que finalmente el contrato se firmará.

La cantante aún no se ha pronunciado sobre este aspecto, pero antes de partir hacia Israel en el avión privado de Adams, ha dicho, en declaraciones a la agencia Reuters, que quiere participar en el certamen con la esperanza de ver “un nuevo camino hacia la paz”.

Frente a las críticas vertidas por el movimiento Desinversión, Boico, desde cuyas filas se le ha pedido insistentemente que no participe en el certamen eurovisivo, Madonna responde: “Nunca pararé de tocar música para ajustarme a la agenda política de nadie y no pararé de hablar en contra de las violaciones de los derechos humanos”.

La cantante, que visita regularmente el país hebreo porque es una fiel seguidora de la Cábala, ha actuado tres veces en Tel Aviv.

Fuente: elpais.com