06 de abril de 1985, Gilbert O’Sullivan recupera los derechos de Alone again, naturally

529

Todo partió cuando Gordon Mills, se convirtió en mánager de Gilbert, manejando la imagen y la música de su representado, quien lograría alcanzar la fama en Estados Unidos y Reino Unido gracias a Alone Again Naturally.

Gilbert, claro, se fiaba de él y le estaba tan agradecido como para escribirle esta preciosa canción a su hija.

Cuando la carrera de O’Sullivan iba en acenso y cambiaron los tiempos, decidió de su imagen, caracterizada por la gorra y el disfraz queriendo  controlar no sólo su imagen sino también su carrera.

Esta decisión fue la que llevó a que Mills comenzara una guerra contra Gilbert, la que llegó incluso a tribunales por los derechos de la canción que había llevado al británico a la fama. Luego de un largo proceso judicial, la disputa se resolvió el 6 de abril 1985 condenando a Mills a pagar a Gilbert O’Sullivan por los derechos no liquidados de Alone again Naturally una alta cantidad de dinero.