A 10 años de la tragedia de la Mina San José, lo mineros acusan: “Nos han tratado súper mal”

3575

Diez años después de quedar atrapados en el fondo de la mina San José, en el norte de Chile, los “33 mineros de Atacama”, se sienten héroes caídos en el olvido y el abandono.

El jueves 5 de agosto de 2010 un derrumbe sepultó a este grupo de mineros de entre 19 y 63 años en la vieja mina. A los 17 días se confirmó que estaban vivos y tras más de dos meses a 600 metros bajo tierra fueron rescatados y alabados como héroes por su tenaz solidaridad ante al encierro.

Una vez fuera de la mina, fueron invitamos a programas de televisión, viajaron por el mundo y un excéntrico empresario minero les regaló 10.000 dólares a cada uno. Cinco años después, Hollywood hizo una película sobre su historia llamada “Los 33”, protagonizada por Antonio Banderas.

Pero la fama no duró mucho. Cuatro de ellos hoy relatan sus diferentes destinos a la AFP, afectados todavía por traumas, pesadillas y enfermedades.

Los mineros critican también el poco acompañamiento recibido tras ser rescatados: “Nos soltaron rapidito; estuvimos sólo un año en terapia”, afirma Sepúlveda.

Alberto Iturra, psicólogo a cargo del apoyo emocional inicial de los “33”, lamenta que no hayan concluido su recuperación y que ahora, en pandemia, no se escuche su experiencia.

“Ellos son expertos en manejo de crisis; saben cómo portarse en una crisis y tienen algo que decirle a la gente sobre cómo soportar una cuarentena, qué cosas recomendarían, y nadie les ha preguntado nada”, agrega.

En vísperas del décimo aniversario del accidente, desde el gobierno destacan la evolución de la “cultura de la seguridad” minera. “Tras el accidente de los 33 se produjo un cambio de paradigma”, dijo a la AFP Alfonso Domeyko, director del Servicio Nacional de Geología y Minería. Si en 2010, se realizaban cerca de 2.400 fiscalizaciones, en 2019 estas llegaron a 10.560.

Una década después, los 33 mineros no se juntan y sólo algunos mantienen el contacto entre ellos. Para el futuro sus sueños son modestos:

Jimmy Sánchez anhela tener casa propia. José Ojeda clama por ayuda para costear su tratamiento médico y Mario Sepúlveda afirma que cambiaría todo lo vivido por regresar a trabajar en una mina.

“Sueño entrando a un turno, al portal de una mina, estar con mis compañeros y con el jefe de turno. Sueño con eso (…) Quiero volver para aportar con mi experiencia. Amo la minería y el trabajo minero”, dice emocionado.

Fuente: www.biobiochile.cl