Caso Google: “Hay que tener conciencia y el uso de dispositivos electrónicos tiene que ser con precaución”

164

A raíz de la polémica denuncia de la televisión belga respecto a que parte de los empleados de Google tuvo acceso a las grabaciones de su asistente virtual, experto en tecnología y tendencias digitales aclara que al sólo poseer un dispositivo podríamos estar aceptando la difusión y el uso de nuestra información.

El gran Google está pasando por una situación problemática que ha dejado a todos impactados. La cadena VRT de televisión pública en Bélgica reveló que los trabajadores de la empresa escuchan extractos de conversaciones de los usuarios. A pesar de que Google respondió señalando que sólo escuchan el 0,2% de las conversaciones que mantienen los usuarios con su asistente virtual o con Google Home, la investigación esclarece que de las mil grabaciones analizadas, 153 usuarios no mencionaron el comando de activación.

Pero, ¿por qué Google escucha conversaciones entre el usuario y el asistente virtual? A través de un comunicado, explican que esto se debe a que tienen especialistas del lenguaje que escuchan estas grabaciones con el objetivo de mejorar la comprensión de diferentes idiomas y acentos. Sin embargo, entre las conversaciones no consensuadas con el asistente virtual a las que accedieron desde el canal belga, captaron información personal como direcciones particulares de los usuarios.

“Todas las personas tenemos que ser conscientes que cuando aceptamos tener un dispositivo de una compañía, ya sea en nuestros hogares o en nuestras oficinas, que tienen micrófono y que escucha lo que nosotros le preguntamos o queremos hacer, estamos dispuestos a enviarle esa información a esta empresa y el modelo de negocios de esta empresa está basado en usar esa información”, afirma Juan Pablo Rozas, experto en tecnología y tendencias digitales.

Rozas enfatiza en que ya sea para ofrecernos más servicios o para vendérselo a otro, Google utiliza este modelo de negocio basado en información que obtienen de nuestros aparatos electrónicos. “En este caso, la empresa comenta que la información es no nominativa, lo que quiere decir que no está asociada a un usuario en particular. Sin embargo, la investigación revela que la información que se capturó fue sin tener el mecanismo de control mediante, lo que significa decir “Ok Google”, “Hey Google” u “Hola Google”, siendo una falta gravísima“, agrega.

La multinacional admitió que puede ser posible que se hayan grabado conversaciones por error, ya que el programa podría interpretar que el ruido o palabras en segundo plano sean la palabra clave. “Los sistemas fallan y además, tú estás dispuesto a compartir la información, lo que tú quieres o lo que quieres pedirle a los servicios asociados a estos dispositivos. Por lo mismo hay un riesgo, las personas se equivocan y los sistemas se equivocan”, comenta el experto.

El llamado que hace Rozas es a ser más consciente con la tecnología y el uso de dispositivos electrónicos tiene que ser con precaución. “Tenemos que pensar en que si esta tecnología ya está en nuestro hogares, en qué lugar está. Ya se ha comprobado que cualquier error puede causar que el dispositivo interprete como comando alguna frase o algo que dijimos. Falta conciencia respecto a lo que significa tener un tipo de dispositivo en nuestros hogares y dado que para poder desarrollar cualquier funcionalidad relacionada con estos dispositivos es necesario tener acceso a la información, debemos ser precavidos”, concluye.