En qué trabajaban los papás de “Mi Pobre Angelito” podían pagar esa casa y vacaciones a París?

157

Uno de los más grandes misterios de Home Alone siempre ha sido el origen de la fortuna de los McCallister, quienes se venían a sí mismos como la típica familia americana, pero que en realidad tenía una enorme casa de dos pisos (más sótano y ático), pudo pagar varios boletos a París en temporada alta y logró reparar los daños causados por Kevin sin muchos problemas, y todavía les quedó suficiente colchón para viajar a Nueva York al año siguiente.

La casa de los McCallister en Home Alone es enorme, además, Peter y Kate (los padres de Kevin) pueden pagar vuelo tras vuelo en sus intentos de llegar a Kevin, que estaba solo en casa, y a ella no le causo ningún problema ofrecer su Rolex, aretes, anillos y 500 dólares a una pareja a cambio de sus asientos.

Pero, lo que nunca nos explican qué es lo que McCallister hacen para ganarse la vida y cómo es que no les importa pagar cientos de dólares en pizzas (porque el tío Frank era un tacaño que no iba a pagar un solo dólar en sus vacaciones), rentar camionetas, pagar hoteles y todo lo necesario para que sus hijos (Kevin, Buzz, Jeff, Peter y Linnie) tuvieran todo lo que quisieran.

¿En qué trabajan los McCallister?

Está claro que los McCallister son ricos, pero nunca explican exactamente de dónde viene su dinero.

Algunas teorías dicen que Peter McCallister podría ser una agente deportivo (trabajando con personajes como Michel Jordan, lo que explica por qué viven en Chicago), mientras que, tomando en cuenta que en la habitación de los padres hay distintas telas y maniquíes, el mundo ha llegado a la conclusión de que Kate tiene que ser una diseñadora de modas.

Una teoría más dice que Peter en realidad no es un agente, sino que está conectado (cual Tony Soprano) con el mundo criminal de Chicago de alguna forma, y vivir en los suburbios es una buena forma de ocultar su fortuna y la de sus socios. Está claro que el papá McCallister puede trabajar muy bien bajo presión (por eso no se vuelve loco cuando su hijo se queda solo o se pierde en Nueva York) y tal vez es por esa conexión criminal que los Bandidos Mojados atacaron precisamente ese vecindario tranquilo.

Sabemos que es el hermano de Peter, Rob, quien paga por los boletos a París, pero Peter paga los vuelos de regreso y las muchas conexiones de su esposa, además de que paga por su enorme casa, así que está claro que su cuenta bancaria debe ser bastante grande, así que además de agente deportivo o criminal, existe la teoría de que podría ser abogado o contador para algunos clientes muy importantes.

Lo raro es que, con todo ese dinero y la idea de que es un empresario respetable, no encontró forma de ayudar a su hijo (ni con un asistente personal, un compañero de trabajo o algún contacto en la policía).

¿Cómo pudieron pagar su casa y vacaciones a París y Nueva York para toda la familia (y en temporada alta), y los desastres de Kevin?

De acuerdo con Carl Goulding, de la inmobiliaria MyBuilder.com, la casa de la película tiene tres pisos y mide casi 400 metros cuadrados (existe realmente en Winneteka, Illinois), y reparar todo ese desastre causado por Kevin mientras creía que su familia había desaparecido por arte de magia costaría alrededor de 11,600 dólares (más de 200,000 pesos).

Además, pagar vuelos a París y de vuelta a Chicago en plena Navidad no es exactamente barato, en especial cuando son boletos para su propia familia y para la del hermano tacaño que solo tiene “cheques de viajero”. Y cabe mencionar que la casa real se vendió en 2012 por 1.58 millones de dólares.

Incluso si Peter McCallister no pagó por los 14 vuelos de ida, si pagó los vuelos de su esposa y los de sus hijos para volver a casa a tiempo para Navidad, y hay que considerar que un viaje redondo a París durante las fiestas de diciembre puede llegar a costar más de 30,000 dólares.

Las vacaciones comenzaron con 122.50 dólares de pizzas (y ni así quedó una de queso para Kevin), continuó con llamadas al extranjero, varios vuelos, y eventualmente con los arreglos de los trucos de Kevin para vencer a los ladrones (y al año siguiente la familia se fue a Nueva York cuando Kevin se perdió en la ciudad y pagó la habitación más cara del Hotel Plaza).

¿Cómo pagaron por todo eso? Está claro que a los McCallister les va muy bien y ya sea que a que trabaje como abogado, mafioso o contador, Peter claramente es ahorrador cuando lo necesita (no tenían coches de lujo ni usaban ropa de marca, al menos no de marcas visibles), así que esos pequeños ahorros diarios, probablemente sumados a un bono navideño, lo ayudaron a tener la cantidad suficiente para unas vacaciones perfectas (y para tener la casa más impresionante del cine).