Joven perdió a toda su familia por coronavirus en apenas 2 meses

1512
Salvadoran Raquel Eunice Barrera, 28, cooks at her house in Santiago Nonualco, La Paz department, El Salvador on July 23, 2020. - "The world is infested and there is fear, in my family there have been five deaths in a short time and it has been hard to lose them like that," says Raquel Barrera, a Salvadoran who saw her two parents and three siblings die in less than two months from COVID-19. (Photo by Yuri CORTEZ / AFP)

“El mundo está infestado y está el temor, en mi familia han sido cinco muertos en poco tiempo y ha sido duro perderlos así”, cuenta Raquel Barrera, una salvadoreña que vio morir a sus dos padres y tres hermanos en menos de dos meses, contagiados de la covid-19.

Barrera, de 28 años, se ha convertido en un símbolo de la dolorosa lucha contra la pandemia en El Salvador, donde casi 400 personas han muerto por la pandemia.

Acompañada de su hermana Luz y su cuñada Rebeca, recibió a la AFP en su casa en la comunidad rural de Ojo de Agua, en el poblado de Santiago Nonualco, 45 km al este de San Salvador.

La enfermedad, que en El Salvador ha contagiado a cerca de 14.000 personas, atrapó a muchos de los 23 miembros de la familia Barrera, incluyendo niños y mujeres embarazadas, que viven en tres casas rodeadas de árboles frutales, caña de azúcar y granos básicos.

El primero en fallecer el 28 de mayo fue el padre de la familia, Felix Barrera, de 80 años. Dos días después murió su esposa Lucía Barrera (69), madre de los 11 miembros de la familia Barrera Jiménez.

Al deceso de los padres, le siguió el de los hijos Jesús, un enfermero de 52 años, Joaquín Antonio de 42, y Carlos Humberto de 40.

Los padres fallecieron en su casa, mientras que los tres hermanos estuvieron internados en hospitales, a donde fueron trasladados al presentar síntomas como fiebre, diarrea, cansancio, dolor en articulaciones y pérdida del olfato, gusto y apetito.

“Cuando comencé a escuchar de este virus, jamás pensé que iba pasar algo así en mi familia”, contó Raquel, quien no sale del asombro de cómo han tenido que soportar un luto permanente.

La ambulancia llegó tarde

El 29 de mayo al ver que Lucía, su madre, comenzó a sentir fiebre, contactó al servicio de emergencia, pero la ambulancia demoró y al llegar hasta el día siguiente, ya había fallecido.

“Dios nos ayudó a darnos fortaleza porque este dolor es grande, perder a una persona duele, y ahora perder cinco… no sé de dónde sacamos tanta fuerza”, exclamó por su parte Rebeca Valle, quien perdió a su esposo Joaquín Antonio Barrera.

Rebeca sobrevivió con sus cinco hijos José David (21), Joel Antonio (15), Rebeca Abigail (14), Herson Samuel (9) y Rut Elizabeth (4).

La viuda comentó que la única herencia que les dejó su esposo Joaquín Antonio fue la improvisada casa de lámina en la que viven, así como una carreta y dos bueyes.

“No sé cómo voy hacer, tengo que tratar de sacar adelante a mis hijos. Para mí darles el estudio se me hace difícil, pero aunque sea lavando ajeno debo sacarlos adelante”, expresó con resignación y lágrimas Rebeca.

Fuente: www.biobiochile.cl