Multitudinario último adiós a Raffaella Carrà en Roma

173

Italia se despide de su gran diva, Raffaella Carrà, fallecida el lunes a los 78 años, con unas exequias que durarán tres días y que han comenzado este miércoles en Roma. El cortejo fúnebre ha comenzado con el paso de su féretro por los estudios de la televisión pública italiana, la RAI, desde los que conquistó al mundo entero y ha terminado con la apertura de la capilla ardiente en el Campidoglio, sede del ayuntamiento romano.

El país, aún conmocionado por la inesperada noticia de su muerte, se ha volcado para honrar por todo lo alto a una de sus artistas más populares y queridas, también en el extranjero, sobre todo en España y Latinoamérica, con infinidad de eventos y propuestas de todo tipo.

Su féretro, una austera caja de madera con un pequeño ramo de rosas amarillas, su color preferido, salió de su domicilio a bordo de un coche escoltado por motos de la Policía, en el barrio Vigna Clara. Después emprendió su periplo por los estudios de la RAI, templos del espectáculo en aquella época dorada (pero en blanco y negro) en la que debutó, en los años sesenta. El primero fue el auditorio del ente en el Foro Italico, que ya han propuesto bautizar con su nombre.

A su puerta, cientos de personas recibieron al vehículo fúnebre entre aplausos, pese al intenso calor que impregna la ciudad. Después pasó por la sede central de Vía Mazzini y el coche entró incluso a su patio principal, donde varios policías se cuadraron a su presencia y fue recibido con sus canciones y con el aplauso emocionado de cientos de compañeros, amigos y seguidores.

Tras hora y media de recorrido por Roma, el coche fúnebre llegó al palacio del Campidoglio, donde la capilla ardiente estará abierta hasta el viernes. En el lugar, y a la sombra, se congregaban cientos de personas, entre ellos también muchos jóvenes, para ser los primeros en decir adiós a aquella enjuta y sonriente mujer de brillante melena rubia con la que crecieron a través de la pantalla o de las ondas.

Una de ellas es Mery, de 59 años, que recuerda en una conversación con EFE las veces que tuvo contacto con la diva después de entrar a trabajar en el vestuario de la RAI: “Hizo mucho bien a los jóvenes”, sostiene emocionada y con un ramo de flores blancas en la mano.

Salvatore, de 67 años, apuntó que en las décadas de 1970 y 1980 la presencia de Carrà en la televisión supuso, a su parecer, “un atisbo de libertad, de vida y de belleza” que ha perdurado con el tiempo.

Su figura siempre inspiró la creatividad de Alessandro, de 47 años, que ha creado varias muñecas para ella. La última la llevó consigo a la capilla ardiente, vestida de rojo, uno de los colores que más vistió en sus espectáculos, como el de su tema “Fiesta”.

Los medios italianos utilizaron hoy algunas de las canciones y programas de televisión de la polifacética artista para celebrar el pase a la final de Italia en la Eurocopa, como es el caso de “La Stampa” de Turín, que tituló “Carramba che Italia!”, o “La Gazzetta dello Sport”, que puso en portada “Fiesta!”.

El propio seleccionador italiano, Roberto Mancini, recordó a Carrà para festejar la victoria ante España, y en redes sociales compartió el mensaje “Ma che musica maestro”, título de un célebre tema de la cantante, acompañado de una foto de la selección de Italia.

La cantante Laura Pausini, quien ya se había mostrado muy afligida por el fallecimiento de Carrà, pidió este martes que Italia le dedicase un día de “luto nacional” tras asegurar que se sentía “agradecida por nacer en esta época y haberla podido admirar, tomarla de ejemplo e idolatrar”.

“Me gustaría mucho que nuestro país le reconociese todo lo que ha representado para nosotros y en el mundo dedicándole un merecido luto nacional”, escribió Pausini en su cuenta de Twitter, en la que ha colocado un crespón negro como homenaje.

Pausini destacó que “Raffaella Carrá es una mujer importante” para Italia, “por su peso artístico, su voluntad, compromiso, sacrificio y pasión”.