Murió Olivia de Havilland, la leyenda de Hollywood recordada por su papel en “Lo que el viento se llevó”

369

Olivia de Havilland murió pacíficamente de causas naturales este domingo en su hogar en París, donde vivía desde hace más de 60 años. Tenía 104 años. La noticia fue confirmada por su agente Lisa Goldberg. Ganadora de dos premios Oscar, la actriz era una de las últimas sobrevivientes de la edad dorada del Hollywood clásico. Será recordada principalmente por su legendaria participación en “Lo que el viento se Llevó”.

La intérprete británica-estadounidense obtuvo dos galardones de la Academia de Hollywood a mejor actriz protagonista por “To Each His Own” and “The Heiress”, y coprotagonizó varias películas con Errol Flynn, entre ellas “The Adventures of Robin Hood”, de 1938.

Nacida el 1 de julio de 1916 en Tokio, era hija del aristócrata, abogado y diplomático Walter Augustus de Havilland y de la actriz Lillian Ruse. Tras el divorcio de sus padres, en 1919 se mudó con su madre y su hermana pequeña, Joan, a California donde estudió Arte Dramático con Lillian Rose y comenzó a trabajar en grupos universitarios de teatro. En 1935 el alemán Max Reinhardt la descubrió en una representación de “El sueño de una noche de verano” y ese mismo año la dirigió en la versión cinematográfica de la obra.

Olivia de Havilland mantuvo una rivalidad antológica con su hermana Joan Fontaine, fallecida en 2013, que fue digna de una película.

Firmó un contrato de siete años con Warner Bros y allí formó una pareja de éxito con Errol Flynn en numerosos filmes, la mayoría dirigidos por Michael Curtiz, entre ellos “The Charge of the Light Brigade” (1936) o “The Adventures of Robin Hood” (1938). “They Died with Their Boots On” (1941), dirigida por Raoul Walsh, fue su último trabajo con Flynn como pareja. En 1939, la compañía la cedió a Metro Golden Mayer para protagonizar “Gone with the Wind”, que interpretó junto a Clark Gable, Vivien Leigh y Leslie Howard.

Se destacó también por poner en jaque a los grandes estudios de Hollywood, al llevar a juicio a Warner para luchar por el derecho de los actores a negociar mejores contratos.

Por sus contribuciones a la industria cinematográfica, recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.