Revelan detalles de demanda de camarógrafo contra José M. Viñuela

448

Ha pasado más de un mes desde que José Miguel Viñuela desató una bola de nieve que fue creciendo de forma insospechada. El 16 de julio pasado, el animador cortó el pelo sin autorización al camarógrafo José Miranda mientras Mucho Gusto estaba en vivo y en directo.

La “broma” no sólo lo obligó a ofrecer disculpas públicas sino que también lo puso en el ojo del huracán, lo que terminó costándole la salida del matinal de Mega y una demanda por 100 millones de pesos en su contra.

La acción judicial, emprendida por Miranda, fue patrocinada por el abogado Roberto Ávila e interpuesta el pasado 20 de julio. “Buscamos con esta acción que se restablezca el derecho a la dignidad de las personas, cualquiera sea su condición social, económica o profesional”, indicó el abogado a BioBioChile.

“Buscamos que el tribunal declare que se cometió un acto abusivo y prepotente que atentó gravemente contra la dignidad de un camarógrafo, a partir de una persona que es rostro y se encuentra en una situación de superioridad”, agregó.

Hace una semana Viñuela fue notificado de la demanda de indemnización de perjuicios interpuesta ante el 23° Juzgado Civil de Santiago, donde se apela al “daño moral” sufrido que afectó “la autoestima, imagen, dignidad a que toda persona tiene derecho”.

En la demanda, camarógrafo cuenta que trabaja para Mega desde hace cinco años y que ese 16 de julio, estaba de turno en el matinal que tenía en la conducción a Diana Bolocco, Soledad Onetto, Michelle Adam y Viñuela.

“En ocasiones los animadores entran en diálogos con los camarógrafos o personal de apoyo en la idea de hacer más dinámicos los programas o darles un toque humorístico. Quienes trabajamos en esto lo aceptamos, aunque no sea una obligación contractual, pues como todo bien (sic) trabajador queremos que el producto en que laboramos salga bien. Esto lo inició en Chile el animador Felipe Camiroaga, pero siempre y como es lógico la interlocución con camarógrafos o personal de apoyo fue respetuosa y sin vulnerar su dignidad”, explica el profesional en el texto legal, según consignó La Tercera.

“En este caso las cosas fueron muy distintas pues el sr. Viñuela después de hacer alusiones de muy mal gusto a mi higiene personal, señaló que yo era portador de oronavirus, tema que es dramático para Chile y el mundo, señaló que había que cortarme el pelo”, añadió.

“Yo uso el pelo largo y con lo que se denomina una colita. Estoy perfectamente aseado y esto es una imagen y una forma que se cuida… Una de las formas de violentar los Derechos Humanos usados en países donde se violan los Derechos Humanos es precisamente cortar el pelo de quienes se quieren avasallar o reprimir”, dijo.

fuente: www.biobiochile.cl