Se publica la declaración judicial de Nano Calderón que da un vuelco en el caso

2412

A casi dos meses de que Hernán “Nano” Calderón Argandoña fuera denunciado por un ataque a su padre, Hernán Calderón Salinas, este martes se hizo pública la declaración judicial del imputado que se encuentra en prisión preventiva y que difiere en varios puntos con los antecedentes manejados hasta el momento.

El hijo de 23 años de Raquel Argandoña aseguró que “quiero aclarar que en esta pelea yo insulté a mi papá, le dije que era un conch…, que cómo pudo hacerme esto. Pero jamás lo amenacé de muerte”.

A continuación parte de su testimonio, según consignó TVN, tanto del primer episodio de violencia con un arma de fuego el 5 de junio como de la agresión con un arma blanca el 11 de agosto, que terminó con su detención.

Si bien inicialmente Calderón Salinas presentó una querella contra su hijo, el 15 de septiembre cambió su testimonio y rectificó que él no llegó hasta el departamento con intención de matarlo como sí había dicho en primer lugar

Todo habría comenzado cuando Rebeca Naranjo, su pareja, “me menciona que mi padre la estaba acosando un tiempo y me muestra unos mensajes, en donde salía una pregunta que mi padre le hacía a ella, preguntando si le excitaba acostarse con alguien menor a ella”.

Ya en el departamento, ubicado en Las Condes, de Calderón Salinas su hijo relató que “me voy a la habitación de mi padre, a su baño específicamente, le digo que tenemos que hablar. Él estaba en la tina, me dice que después. Yo le digo que es muy importante, le menciono que lo que me dijo Rebeca, le pregunto si era cierto lo de acoso”.

Tras esto, él llama a Naranjo y la pone en altavoz. “Una vez que ella confirma, yo corto el teléfono. Le lanzo un golpe a mi padre, un golpe con mi mano derecha, un golpe de puño hacia su cabeza”, describió.

A continuación, Calderón dice que “me alejo hasta la entrada del baño, me guardo el celular y con el arma doy un tiro desde el baño hacia el escritorio de la habitación, hacia un lugar específico donde no haya rebote ni daño a terceros”.

En tanto, sobre el 11 de agosto, Nano Calderón relató que regresó al departamento nuevamente exigir explicaciones. Ante esto, la actual pareja de su padre, Patricia, “al ver los mensajes tuvo una mini discusión con mi padre, le dice que esto lo veía venir y lo increpa dándole unos golpes como empujones en el pecho”.

“En un momento mi padre se tambalea detrás y Patricia intenta agarrarlo y caen los dos encima de un velador que había en el living. Después de eso se paran rápidamente y mi padre se abalanza sobre mí y continuamos la pelea a la entrada del departamento”, expresó.

Tras esto, Calderón Argandoña saca un cuchillo, hiere en las manos a su padre y se retira del lugar en un ascensor.

“Mientras iba en el ascensor me fijé que tenía sangre en las manos, sin saber si era mía o de mi padre. Abro la cámara del celular y la pongo contra el espejo, apunto hacia mi hombro y tomo la foto para ver si tenía sangre sobre la espalda”, comentó.

Finalmente, el hermano de Kel Calderón aseguró que “no llamé a mi papá, sólo hablé con él estando ya recluido en la cárcel. Ahí lo llamé, desde un celular que me facilitó Gendarmería y le pedí disculpas”.

Fuente: www.chvnoticias.cl